AVIACIÓN NOTICIAS

Aviación, noticias, humor y más…
Subscribe

REBELAOS – PORQUE SOIS LIBRES

febrero 10, 2011 By: administrador Category: Destacados, Política

PEDRO VARELA: CARTAS DESDE PRISIÓN Núm. 20 – Diciembre 2010

Defendeos cuando la represión inicia, porque luego será tarde.

“Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades, sin más limitación en sus manifestaciones que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la Ley”.

Constitución española, Derechos fundamentales, Artículo 16

“Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

Constitución española, Derechos fundamentales, Artículo 14

Cuando usted lea estas líneas me encontraré en prisión, cumpliendo una condena privativa de libertad.

¿Cuál ha sido mi crimen? No se asuste, no soy culpable de asaltar bancos, comerciar con drogas, falsificar billetes, asesinato con premeditación, ni trata de blancas… sino de un mero delito de opinión.

¿Delito de opinión? Sí, en nuestro país existen, en pleno siglo XXI, y por muy increíble que resulte, libros, escritos, investigaciones, pensamientos, ideas, en definitiva, opiniones prohibidas. ¿Prohibidas? Efectivamente, no hemos encontrado lugar alguno donde así conste; pero el hecho es que se secuestran libros, que son enviados a la hoguera (no de forma figurada) y se condena a prisión a quien los edite o distribuya.

¿Mi delito? Haber puesto al alcance del público libros al parecer heterodoxos. Habrá algo más ¿no? No, nada más. Ni siquiera soy el autor de los libros, simplemente los he puesto a disposición de los posibles interesados. Es cierto, además de libros he organizado conferencias de los autores y presentaciones de los nuevos títulos, a menudo boicoteadas por la chusma callejera, pero mucho más a menudo aún, por las autoridades togadas y uniformadas.

Que yo sepa no existe un índice de libros prohibidos en España. Tampoco hay autores prohibidos ni, en teoría, ideas prohibidas, como proclama la Constitución. Ni tan siquiera hemos podido encontrar al Censor o Gran Inquisidor responsable de llevar a cabo dicha represión. Aunque sí a quienes se ha auto-investido como tales. En España, en Cataluña para ser más exactos, contamos con una fiscalía especializada en “delitos de odio”. Pero el odio exclusivamente un una sola dirección. El titular de dicha fiscalía es el señor Miguel Ángel Aguilar y lo cierto es que una fiscalía de estas características parce algo razonable por no decir necesario. Energúmenos que por odia atacan a nuestras secretarias y destruyen nuestras instalaciones repetidamente deberían ser investigados, procesados y condenados a la cárcel, ¿no? Pues no, éstos son colegas del fiscal. ¿Y quienes publican libros, loas y parabienes sobre regímenes genocidas de izquierdas? Claro que no, éstos son los suyos. Ah, ¿y quienes promueven el odia anti-blanco, anti-catalán, anti-español o antieuropeo y por tanto incitan a la masacre, el crimen y el odio del contrario? (1) Nos consta la existencia de gente honesta e inteligente que se considera de izquierdas. El problema, pues no radica en ser de izquierdas o de derechas, sino que es un problema de almas pequeñas.

Pero el poder tiene sus resortes, sus comisarios soviéticos, sus demonizaciones, para conseguir que el público aplauda cuando, tras convencerles de que tiene la rabia, se dispone a neutralizar el disidente para enviarlo a las sombras, colocándolo fuera de la Humanidad y de la ley.

Ya el preclaro Solzhenitsyn advertía que la Unión Europea se parecía cada vez más a la extinta URSS: sobre el papel todas las libertades imaginables estaban aseguradas (de expresión, investigación edición y difusión). Pero la realidad era justo lo contrario.

Las excusas que proponen son varias y terribles: algunos de los libros que publico o sus autores (recordémoslo, no los he escrito yo) fomentarían el odio y la animadversión hacia ciertos grupos humanos. Sin un autor, por ejemplo, denuncia el poder de la alta finanza internacional en manos de sionistas neoyorquinos, los Grandes Inquisidores hacen una lectura sesgada de la obra par concluir que Pedro Varela (el editor) forzosamente “odia” a dichos sionistas y “los cree culpables de todos los males del mundo” (sentencia judicial). Si oro autor llega a la conclusión de que la inmigración masiva forzada acabará con la diversidad de los pueblos y naciones del planeta y, para empezar, con la Europa que los recibe; realizan una nueva lectura sesgada deduciendo que Pedro Varela, por haber publicado a dicho autor, “fomenta el odio” contra los pobres inmigrantes, que en cualquier caso serían también víctimas y no autores de dicha política de sustitución de la población autóctona europea.

Pero van más lejos. Si un autor investiga a fondo ciertos mitos históricos y llega a la conclusión de que la versión oficial no concuerda con los hechos, ya no pueden perseguir al autor, ni al editor o librero por este hecho (según sentencia 235/2007 del Tribunal Constitucional). ¿Pero so contentan con la decisión del alto tribunal? Desde luego que no. Entonces realizan contorsionismo jurídico para afirmar que Pedro Varela, el editor, aunque puede negarlo o dudarlo, según la Constitución, sin embargo “justifica el (supuesto) holocausto” (¡y por tanto promueve dicho supuesto crimen en cuya existencia ni siquiera cree!). “Crimen” que algunos de estos historiadores revisan a fondo para poner en entredicho. Y eso queda evidenciado, continúan alegando, por el hecho de que este editor “fuera de la ley” publica asimismo textos facsímiles de autores alemanes de una época histórica de Europa concreta. ¿Un libro sobre economía nazi y cuál fue su solución al paro y a la crisis económica? ¡Fomenta el Holocausto! Un libreo sobre las diferencias de IQ (coeficiente intelectual) en las poblaciones de EE.UU. según el investigador judío H. J. Eysenck? ¡Sin duda el editor pretende fomentar el odio a las minorías (bien pronto mayorías) raciales! ¿Un documento histórico como el Mi Lucha de Hitler (es decir como el libro Rojo de Mao o El Capital de Marx)? Ya no es parte de la Historia universal, son un instrumento para promover el odio e incitar al crimen… ¿Un autor pone en evidencia la concomitancia entre Sionismo político, lobby judío americano, alta finanza internacional y anti-cristianismo militante (como hace el israelí Israel Shamir)? Lo que pretendería el editor del judío Shamir (es decir, el que esto suscribe) es que el mundo odie a los sionistas y por lo tanto estaría “justificando” Auschwitz (¡!) (y lo que quiera que esto signifique en el manipulado imaginario colectivo).

Pero la realidad es que para ellos soy un heterodoxo, y por eso me consideran un enemigo ideológico del Sistema. Por eso me quieren fuera de circulación, no por otro motivo.

En realidad se trata de impedir que el público pueda llegar a leer ciertos textos, pensar por sí mismo y, sobre todo, que siga creyéndose con la libertad de comprar los libros que le vengan en gana.

Aquí no podemos extendernos y es tema para una próxima carta, pero baste recordar que la “Invención de delitos raciales” era una de las once recomendaciones principales para la transformación y disolución de la Europa cristiana según los “intelectuales” de la denominada Escuela de Frankfurt (2). Otra era promover “Grandes migraciones para destruir la identidad cultural de los pueblos”; así como “El vaciamiento de las iglesias”, desarrollar “Un sistema legal desacreditado con prejuicios contra las víctimas del delito y no contra los victimarios”, fomentar la “Dependencia del Estado y de sus beneficios”, “Control y estupidización de los medios de comunicación” o “Fomentar la desintegración de la familia” entre otros. La elección es hora entre nacionalismo defensivo e internacionalismo alienante; es decir, según los censores ideológicos, entre “antisemitismo” y “pro-semitismo”. Si no estás con ellos y a su servicio, estás forzosamente en su contra y pretendes enviarlos sin duda a las “cámaras de gas”, que se han revelado, por lo demás, ficticias.

Si un editor promueve autores y pone a disposición del público libros que denuncian dicho plan criminal, debe ir a la cárcel. ¿Se puede hablar de prevaricación del Poder en esta ocasión? En cualquier caso han optado por la vía de la ultrasolución. La prevaricación de legisladores parlamentarios, fiscales, jueces o investigadores policiales no sólo es un delito gravísimo; también lo son, al margen de cuál sea la sentencia, las consecuencias del enjuiciamiento mismo, que implica la privación de libertad de un hombre, la cancelación efectiva de los derechos y libertades públicas de quienes querían acceder a esos libros secuestrados y destruidos, y el cuestionamiento de la autoridad moral del editor, condenado a prisión como un vulgar criminal. Los vericuetos, argumentos, maniobras mediático-legislativas y pseudosentencias para dar vía libre al procedimiento y condena contra el que esto suscribe ¿no es algo que pueda considerarse ab initio dentro del tipo penal de la prevaricación, al menos como hipótesis? ¿No han sido empleados por fiscales catalanes y funcionarios policiales autonómicos e incluso jueces noveles medios como mínimo audaces para conseguir mi condena?

Seguramente hay muchas personas contrarias a las iniciativas del Poder para limitar la libertad de lectura, investigación, información, expresión, edición o difusión, sea cual sea el “crimen” con el que lo disfracen. Sin duda, muchas más que aquéllas que favorecen la represión, minoría ofuscada que detenta os resortes del poder real. Lo cual tal vez explique en parte esta maniobra represiva aparentemente imparable que nos anega.

Pedro Varela

Notas:

(1) Miguel Ángel Aguilar, dicen que amigo del juez “progresista” Santiago Vidal (el que declara inocentes a los okupas y culpables a los propietarios…) y discípulo del muy fanático y retirado Fiscal General de Catalunya Josep María Mena, es bien conocido por su entrevistas en webs “autónomas” y “anarquistas”. Signatario, como no podía ser de otra forma, de una defensa a ultranza del defenestrado Juez divo Baltasar Garzón (por que incluso los jueces progresistas estaban hasta el gorro de él), forma parte de lo que se han dado en llamar “asociaciones de fiscales progresistas” (que algunos traducen como “progresemos con la represión”) y es uña y carne con los vividores de SOS-Racismo. De ahí que se le concediera la primicia de inaugurar esta sección especial de la Fiscalía Catalana, el objeto de cuyo trabajo es, precisamente encontrar debajo de las piedras, tanto si existen como si ha de imaginárselos, “delitos de odio” (racial, claro), “odio anti-homosexual” (el anti-heterosexual igual no existe), “odio antifeminista” (los machos son culpables por decreto), siguiendo las sabias instrucciones de los igualmente sabios maestros de la Escuela de Frankfurt. Cualquier otro tipo de odio no es de su interés, como evidencia a diario mirando a otra parte. Cuando sus amigos “antifascistas”, que ahora se ha puesto de moda en llamar los “anti-sistema” (el marxismo se encuentra en la raíz ideológica de todos ellos), promueven de forma efectiva el odio y la violencia contra bienes y personas, el señor Aguilar, Fiscal de película (soviética), está espiando con sus grandes cámaras las conferencias de la Librería Europa a ver si puede encerrar a algún otro autor y de paso sustraer unos cuantos miles de libros más, para mayor gloria de las llamar purificadoras de su goebbelisiana hoguera (de libros, claro). ¿Estará el señor Miguel Ángel Aguilar espiando y a punto de secuestrar las existencias de cualquier librería de izquierdas, que sin duda fomentarían el odio (según sus esquemas) ofreciendo al público textos marxistas o loas de regímenes totalitarios rojos? No nos consta. Sospechamos que sigue mirando a otro lado. Dejémoslo claro, no hay animadversión hacia el señor Aguilar, con quien conversamos de vez en cuando a través de las grandes cámaras y cineastas uniformados que envía a nuestras conferencias, cuando aprovechamos para explicarle lo que pensamos de sus acciones represivas. Mientras él, a su vez, nos explica (a gritos) lo que piensa aprovechando la tribuna privilegiada de que disfruta en los tribunales. Un tío simpático en el fondo. Nos sabría mal que acabara defenestrado como su admirado juez Garzón, cuando incluso los “suyos” se den cuenta de que actúa por mero prejuicio ideológico y animadversión política, con el consecuente desprestigio de la institución.

(2) En la actualidad, por ejemplo, el tiburón de las finanzas George Soros es uno de sus principales respaldos. Sus integrantes, en su casi totalidad marxistas de origen israelita, lograron en sus inicios una donación particular, por parte del padre de un intelectual judío alemán, que estaba interesado en los estudio del antisemitismo. Esta donación administrada con rigurosidad y conocimiento, permitió el financiamiento del Instituto. Tras ser expulsados de Europa, se instalaron en los Estado Unidos bajo el gobierno de Roosevelt y ocuparon destacados puestos en sus principales universidades, como Columbia, Princeton, California y Harvard. Participaron en la denominada desnazificación de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. Desde las universidades norteamericanas irradiaron el denominado combate cultural, son creadores y promotores de la “contra-cultura” del rock, el sexo y las drogas en los años 60. Pero su tiro era de vuelo más alto: la corrupción de la civilización y la cultura cristiana. He aquí sus once recomendaciones principales: invención de delitos raciales, el cambio continuo para crear confusión, educación sexual y sobre la homosexualidad a los niños, la destrucción de la autoridad en los colegios y de los profesores, grandes migraciones para destruir la identidad cultural de los pueblos, , la promoción del consumo excesivo de bebidas alcohólicas, el vaciamiento de las iglesias, un sistema legal desacreditado con prejuicios contra las víctimas del delito y no contra los victimarios, dependencia del Estado y de sus beneficios, control y estupidización de los medios de comunicación, fomentar la desintegración de la familia, atacar la autoridad del padre, negar los roles específicos paternos y arrebatar a las familias su derecho a ser el principal educador de sus hijos, eliminar las diferencias en la educación de los niños y las niñas, declarar que las mujeres son la clase oprimida mientras que los hombres son la clase opresora, fundamento esencial del moderno “feminismo”. Proclaman en su tesis que una interrupción de la autoridad paterna en la familia, podría tender a aumentar la disposición de la generación venidera a aceptar el cambio social. “Corromperemos Occidente de manera tal que apestará” Willi Munzenberg “ (http://www.avizora.com/publicaciones/monosavizora/escuela_de_frankfurt.htm) Tte. Cnel. (r) Santiago Roque Alonso, director del periódico” Patria Argentina”, sobre la historia y actividades de la denominada “Escuela de Frankfurt”.

Comments are closed.