AVIACIÓN NOTICIAS

Aviación, noticias, humor y más…
Subscribe

Confirmado: Aena es Dios y cambia las fechas del verano.

enero 23, 2011 By: administrador Category: Aviación

Resulta que Aena establece que el verano astronómico empieza el 1 de junio y acaba el 30 de septiembre, ¿por qué?, ¿para qué?.

La respuesta es la de siempre: para destrozar a los controladores aéreos. Aena persigue el suicidio real, el físico, no hablo figuradamente, de los controladores aéreos. Esa será su gran victoria final. Refocilarán de placer Pepiño, Lema y sus secuaces con cada suicidio de controlador que consigan. Lo llevan buscando desde hace más de un año, están poniendo todos los medios para ello, fiscales, abogados del Estado, jueces, gestores, periodistas, médicos, legislación, estados de excepción, militarización y un acoso laboral o mobbing brutal.

La última – por el momento, por supuesto – es que ha reducido el número de controladores que pueden coger vacaciones al mismo tiempo, está asignando las vacaciones de manera forzosa, “tú aquí y ahora porque lo digo yo”, “tú aquí y ahora porque lo digo yo”, “tú aquí y ahora porque lo digo yo”…, además, convirtiéndose en Dios, ha ampliado el verano astronómico. El motivo de esto último es que en verano hay una restricción especial para la cantidad de vacaciones que pueden disfrutar los controladores, alargando el verano alargan la restricción y fastidian más aún al colectivo de “privilegiados”. Pero el fin último, no lo podemos perder de vista, es el asesinato personal, social, psicológico y finalmente físico de los controladores, lo de las vacaciones es simplemente un arma más del arsenal.

Las vacaciones no sólo proporcionan descanso, sino que son un momento clave en la vida de las personas para su vida familiar y social. Los controladores trabajamos a turnos, es decir, nos toca trabajar la mayoría de los fines de semana, la Semana Santa, los puentes y el verano; esto dificulta en gran medida la posibilidad de relacionarnos con gente “normal” que trabaja de lunes a viernes y que tiene sus vacaciones o el tiempo libre precisamente en fines de semana, Semana Santa, puentes y verano, es decir, vamos con el pie cambiado; y así, las vacaciones nos podrían proporcionar unos períodos de tiempo para compartir con gente con la que a lo largo del año tenemos bastante complicado relacionarnos. Aquí hay que añadir que las vacaciones de los colegios de los niños también son en esas fechas.

El resultado de la imposición tiránica de las vacaciones por parte de los esclavistas de Aena es la semidestrucción de nuestra vida social y familiar, provocando daños gravísimos e irreversibles, aunque también muy difíciles de cuantificar y demostrar.

El Estatuto de los Trabajadores establece en su Artículo 38 lo siguiente:

2. El período o períodos de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador, de conformidad con lo establecido en su caso en los convenios colectivos sobre planificación anual de las vacaciones.

En caso de desacuerdo entre las partes, la jurisdicción competente fijará la fecha que para el disfrute corresponda y su decisión será irrecurrible. El procedimiento será sumario y preferente.

Vemos que dice que “El período o períodos de su disfrute se fijará de común acuerdo entre el empresario y el trabajador”, cosa que Aena incumple con la más absoluta mala fe del mundo.

El convenio colectivo de los controladores establece en su artículo 55 lo siguiente:

2. Las vacaciones podrán disfrutarse en cualquier época del año, por quincenas, no pudiéndose excluir ningún período del año para ello, teniendo derecho, al menos, al disfrute de una de ellas coincidiendo con el verano astronómico, respetándose siempre el turno cíclico homogéneo y el equipo de trabajo al que pertenezca el CCA. Podrá existir otra distribución si ésta es acordada entre el CCA afectado y AENA.

Siempre que exista acuerdo al respecto entre el CCA afectado y AENA, se podrán disfrutar las vacaciones por períodos que no constituyan quincenas.

El verano astronómico va desde el 21 de junio al 23 de septiembre (en el hemisferio norte), pero Aena se arroga la potestad de alargar el verano y con él la restricción de una sola quincena en esa época.

Podemos reclamar al maestro armero, es decir, a la justicia (jua, jua, jua), pero tras el asesinato social consumado de nuestro colectivo, los jueces (hablo en general, por supuesto hay honrosísimas excepciones) no están precisamente muy receptivos a las demandas de unos privilegiados, secuestradores, huelguistas, chantajistas, extorsionadores, terroristas, desalmados, etc.

El acoso laboral al que fueron sometidos los trabajadores de France Telecom durante su proceso de privatización terminó en varias decenas de suicidios y en cientos de enfermedades psicosomáticas producidas como consecuencia del acoso. Ahora los psicópatas laborales/privatizadores de Fomento/Parlamento/Aena están sometiendo a los controladores aéreos de España a un tratamiento aún peor, porque en nuestro caso es toda la maquinaria del sistema la que está actuando contra nosotros. Esperemos que el resultado no sea el mismo.

Comments are closed.